Connect with us

Noticias

Un año negro para el deporte: Los ídolos que nos dejaron en 2020

En un año particularmente duro que quedará marcado en la historia moderna por la pandemia global de Covid-19, el luto se ha extendido por todos los rincones del mundo con los repentinos fallecimiento de grandes y destacados deportistas, entre ellos Kobe Bryant y Diego Armando Maradona en el ámbito internacional, y Marlene Ahrens y Carlos Campos en Chile.

Published

on

No hay dudas que para la mayoría, este 2020 ha sido un año para el olvido, sobre todo a causa de la pandemia de Covid-19 que ha provocado millones de muertos, recesión económica, problemas de salud mental y un confinamiento casi interminable. El mundo del deporte no ha sido ajeno al difícil contexto, teniendo que suspender eventos programados como los Juegos Olímpicos de Tokio y la Copa América de Argentina y Colombia; pero también ha sufrido con las repentinas muertes de ídolos, referentes deportivos y héroes olímpicos nacionales e internacionales que marcaron época alrededor del mundo.

Kobe Bryant fue la primera estrella mundial del deporte en fallecer, cuando el 26 de enero el helicóptero que lo trasladaba junto a su hija -también basquetbolista– y otros siete acompañantes se estrelló en California, causando la muerte del ganador de cinco anillos de NBA. Meses después, el 17 de junio, la destacada lanzadora de jabalina y plata en los Juegos Olímpicos de MelbourneMarlene Ahrens, murió a los 86 años.

El 11 de noviembre fue un día gris para el fútbol chileno y en especial para los hinchas de Universidad de Chile. Su ídolo y goleador histórico, Carlos Campos, dejó de existir a los 83 años por un problema cardíaco. El día 25 de ese mismo mes, el mundo se conmovió ante la inesperada noticia de la muerte de la figura más mediática y para muchos mejor jugador de la historia del fútbol, Diego Maradona, quien falleció a los 60 años también por problemas relacionados al corazón.

Repentinas muertes que sin dudas impactaron en el sentimiento colectivo de una población que ya se había visto afectada por la pandemia y sus consecuencias, y lamenta que sus ídolos y referentes deportivos hayan dejado de existir en circunstancias inesperadas, dejando un legado difícil de olvidar.

El dios más humano de todos

“La muerte de un deportista tiene una repercusión simbólica y es importante de una manera casi religiosa. Es como si tuvieran un ‘altar en su corazón’, donde siempre se habla del ídolo y se pone de ejemplo como modelo de vida. El ídolo vive en el recuerdo, inspira y la gente más fanática del fútbol siente que esos gustos tiene que traspasarlos a sus hijos. Es algo que te afecta casi toda la vida”, sostiene a Mundo Cracks el sociólogo y académico de la UCEN, Rodrigo Larraín.

La reflexión de Larraín refleja a la perfección el sentimiento del mundo del fútbol tras enterarse en la mañana del 25 de noviembre del fallecimiento de Diego Armando Maradona, a los 60 años tras sufrir una insuficiencia cardíaca. Idolatría tras su muerte que no solo generó muestras de pésame en Argentina -que decretó tres días de duelo nacional-, sino que en todas las latitudes del mundo, donde su repentino fallecimiento causó sorpresa pese a los problemas de salud que venía arrastrando meses atrás, y que semanas antes de su deceso lo habían obligado a entrar al quirófano por una hematoma cerebral.

Fanatismo por la estrella del Mundial de 1986 que no conoció de límites y quizás cuyo punto más alto se dio en 1998 en Rosario, Argentina, cuando un grupo de adherentes fundaron la “Iglesia Maradoniana”, religión que rinde culto al ‘diez’ y que según sus creadores reúne a más de 40 mil personas en todo el mundo.

Claudio Borghi, ex futbolista y compañero de Maradona en la obtención del Mundial de México 1986, destacó que «era un tipo bastante normal, no tenía grandes diferencias con otras personas. Nunca fui muy amigo de él, pero sí muy cercano, porque nos formamos en el mismo club: Argentinos Juniors».

«A mí me sorprendió el impacto mundial que se generó por su muerte. En Argentina es muy querido porque dio muchas alegrías deportivas. En su vida tuvo muchos inconvenientes, pero eso el argentino no lo toma en cuenta. No esperaba  que en otros lugares fuera tan recordado y querido como lo fue en Argentina», comentó Borghi, y luego agregó que la devoción por Maradona se debió a que «en la mayoría de los países sudamericanos él representa lo que normalmente es un joven de un estrato social no muy conveniente, que se impone y logra la fama a partir de su talento y ganas. Se ha convertido para muchos en una posibilidad de imitar y salir de situaciones complejas».

Sobre el fallecimiento de Maradona, el ‘Bichi’, como es apodado, comentó que: «Yo no tengo idea de las condiciones en las que falleció. Tengo entendido que no fueron las ideales por la falta de cariño, de contención de mucha de su familia (…) No sé si su muerte fue 100% inesperada, yo veía en Diego algún temor de que no pudiese terminar con una vejez agradable, su vida así lo decía. No fue tan inesperada, pero sí sorpresiva».

Hasta siempre, Bamba

Si Maradona era el dios del fútbol, para muchos Kobe Bryant lo era en el básquetbol, al menos en la era post Michael Jordan. Poseedor de registros increíbles y hombre récord, Bryant completó una carrera brillante, enmarcada por sus cinco anillos de campeón de la NBA y dos oros olímpicos con la selección de Estados Unidos. Su figura era tan reconocida en todo el mundo que incluso experimentó una faceta como actor que le hizo ganar un premio Oscar a Mejor Cortometraje por «Dear Basketaball», cuya historia está inspirada en su vida y en una carta que escribió antes de retirarse en 2016.

Sin embargo, el 26 de enero, Bamba, como era apodado, falleció en un accidente de helicóptero junto a siete pasajeros y su hija Gianna de 13 años, quien siguió los mismos pasos de su padre al elegir el básquetbol como pasión.

Su repentino deceso generó mucho dolor en el mundo del básquetbol, donde el luto y los homenajes a su figura no se hicieron esperar.

Pablo Viola, periodista argentino especializado en básquetbol, comparó el impacto de los fallecimientos de Bryant y Maradona: «Son dos figuras supremas del deporte internacional. En Estados Unidos la figura de Kobe es como la de Maradona, pero el fútbol es más global que el básquetbol. El impacto tiene que ver con la idolatría que existe sobre ellos con respecto a lo que fueron sus propias carreras».

«El caso de Maradona es más global todavía, porque el mismo Kobe Bryant lo tenía como ídolo deportivo, teniendo en cuenta que se crió en Italia, sabe lo que es el fútbol y sabe lo que significó la figura de Diego en su momento», agregó.

Un duelo nacional 

Marlene Ahrens y Carlos Campos fueron sinónimo de entrega, garra, coraje y por sobre todo fidelidad. Bien sabe de esto último Campos, quien defendió los colores del ‘Romántico Viajero’ desde los 11 años, único club en el que jugó por más de 20 años, y en el que se retiró con seis títulos y 199 goles a su haber, convirtiéndose en el goleador histórico del club. En una entrevista realizada por el mismo club años antes de su fallecimiento, el ‘Tanque’ como era conocido dentro del medio, dijo que ‘la U’ era su vida, y que todo lo que tenía era gracias a dicha institución.

“Cuando me iba a retirar los dirigentes me ofrecieron mi pase para que yo pudiera irme del club, pero yo dije ¿Para qué lo quiero? Si yo no voy a jugar en ninguna parte más. Yo no me siento ídolo, yo soy sólo un goleador histórico del club”, comentó Campos, perteneciente al ‘Ballet Azul’, el equipo más ganador en la historia de la Universidad de Chile.

Para Edgardo Marín, el verdadero ‘Tanque’ era Campos, y no como desde hace algún tiempo tildan a Esteban Paredes, goleador actual de Colo Colo. “Carlos Campos un hombre que se caracterizaba por ser un guerrero, nunca le hizo el quite a los golpes, y muchas veces jugó entero parchado, siempre ‘echándole para adelante’. Un gran jugador, una pieza de equipo, un luchador, ese era el gran aporte del goleador Carlos Campos”, comenta Marín.

Por su parte, Marlene Ahrens es descrita por la gran mayoría de periodistas deportivos como la deportista más destacada de la historia de Chile, tras ser la única mujer en ganar una medalla olímpica, la cual consiguió tras su lanzamiento de jabalina de 50,38 metros en los juegos olímpicos de Melbourne, Australia.

Además de ser medallista olímpica, Ahrens obtuvo medallas de oro en los Suramericanos de Santiago 1956, Montevideo 1958, Lima 1961 y Cali 1963, en los Panamericanos de Chicago 1959 y Sao Paulo 1963 y en el Iberoamericano de Madrid 1962, todas estas preseas las consiguió en la modalidad del lanzamiento de jabalina.

Según el mismo Edgardo Marín, Marlene Ahrens merece ser reconocida como la mejor atleta que haya tenido Chile en su historia y, además, destaca su personalidad afable con la gente. “Fue una persona asequible a todos los actos donde fue invitada, y nunca miró con desdén a nada ni nadie, y su legado está principalmente en eso, en su disposición amistosa hacia todo el público, hacia todos los aficionados al deporte, hacia los periodistas”, relata.

Otros fallecimientos del 2020

Alejandro Sabella, ex DT de la selección argentina

-Papa Bouda Diop, autor primer tanto de Senegal en una fase final mundialista

-Paulo Gonçalves, piloto de motos portugués que murió en el Dakar 2020

-Paolo Rossi, ex delantero de Italia y figura en el Mundial de 1982

-Lorenzo Sanz, ex presidente del Real Madrid

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Trending

Copyright © 2021 | MundoCracks.cl Powered by DieezyM